recomendaciones para la prevención de la obesidad infantil-02-02

LA PREVENCIÓN DE LA OBESIDAD INFANTIL

En la primera infancia, el niño tiene una gran capacidad de aprendizaje; es muy receptivo, por lo que es la mejor etapa para educar los hábitos alimenticios. A pesar de que tienen un cierto grado de autonomía los aspectos alimentarios se deben guiar por los padres, familia y/o educadores

También puedes leer nuestro artículo sobre: Alimentación Complementaria

A continuación, se presentan algunas recomendaciones generales:

  • La familia es el reflejo que tienen los más pequeños de la casa para adquirir hábitos, hay que recordar que son grandes imitadores. Es importante que los padres realicen una alimentación saludable y compartan comidas juntos.
  • Es esencial fomentar el desayuno en los niños debido a que es una de las comidas más importantes del día, y puede ser un buen momento para compartirlo con la familia. Para que sea completo debe incluir alimentos de diferentes grupos que ayuden a equilibrar la dieta
  • Para evitar la monotonía y facilitar desde pequeños la incorporación de nuevas comidas se recomienda ofrecer al niño desde edades tempranas variedad de alimentos y en diferentes preparaciones culinarias.
  • Diversificar los sabores de los alimentos con hierbas aromáticas y especias facilitan su aceptación. Utilizar variedad de especias disminuye la tendencia a utilizar sal añadida y así evitar un consumo abusivo.
  • Los expertos aconsejan no utilizar los alimentos como premio, recompensa o castigo ante una actitud determinada. Tampoco utilizarlos para calmar disgustos o frustraciones del niño.
  • Los niños a esta edad no tienen la capacidad para planificar un menú equilibrado, por lo que no pueden decidir qué comen, cuando comen y en qué cantidad, sino que es función de los padres organizar su alimentación.

Síguenos en Instagram, Facebook y Youtube

Fuente: Guía para la prevención del sobrepeso y obesidad en la edad pediátrica, Alejandra Gutierrez Sánchez, Natalia Egea Castillo.