El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que se obtiene de la fruta de la palma. Este aceite se compone de un 50% de ácidos grasos saturados, principalmente ácido palmítico. El otro 35-40% es ácido oleico y el restante 10-15% son ácidos grasos monoinsaturados.

De todos los ácidos grasos saturados de la leche materna, el ácido palmítico es el más abundante; constituye entre el 20 y el 25% de los ácidos grasos de la leche, de los que una parte importante está colocada en la posición 2 del triglicérido o también llamado betapalmitato, y, aunque se trata de un ácido graso saturado, resulta que también es necesario para la alimentación y desarrollo del ser humano. La alimentación complementaria de las fórmulas infantiles al tener como gold estándar la leche materna, intentan de tener un perfil lipídico similar al de la leche materna, incorporando como ácidos grasos saturados el ácido palmítico proveniente del aceite de palma.

La estructura del ácido palmítico varía dependiendo de su procedencia. Cuando el ácido palmítico procede de la leche materna es mayoritariamente beta-palmítico, mientras que el que procede del aceite de palma es alfa-palmítico. El ácido beta-palmítico y alfa-palmítico no se comportan igual en el organismo, y menos en el organismo de un bebé que este inmaduro y en proceso de desarrollo. El alfa-palmítico (de origen vegetal) no permite la correcta absorción de algunos nutrientes como las grasas y el calcio, y en consecuencia las heces del bebé son más duras, debido a que al no absorberse correctamente el calcio ni las grasas se unen con las heces formando los jabones cálcicos, que son los responsables del estreñimiento en los bebes.

También puedes leer sobre: El estreñimiento en los bebés

El ácido palmítico es el ácido graso más abundante en el organismo y tiene distintas funciones además de la producción de energía, entre otras la capacidad de unirse a determinadas proteínas necesarias para algunas funciones del sistema nervioso. Se debe garantizar que en los alimentos de la dieta del bebe tenga fuentes de grasas saturadas, pero que estas grasas no provengan del aceite de palma ya que es un tipo de grasa que el sistema gastrointestinal del niño aun no es capaz de asimilar correctamente y puede conllevar a un estreñimiento funcional.

Publicidad-Nutriben-Crecimiento
Publicidad-Nutriben-Crecimiento