Conoce sobre el piso pélvico y la manera más eficiente de cuidarlo.

El autoconocimiento es una parte clave de todo ser humano. Saber para qué sirve uno, para qué es bueno, que le gusta, que no le gusta es fundamental dentro del proceso de descubrirse a sí mismo. Sin embargo, muchas veces omitimos el autoconocimiento desde la anatomía y a raíz de eso, surgen inconvenientes por total ignorancia del tema.

Es por esto, que el día de hoy, queremos darte a conocer una parte de tu cuerpo que quizás no sabías que existía o si la conocías, nunca le habías prestado mucha atención.

¿Sabes que es el piso pélvico? ¿sabes que de él depende que tu puedas controlar tus ganas de ir al baño e incluso, algunos orgasmos?

Si estas leyendo este articulo con cara de “¡Oh mi Dios, no sabía esto!” este artículo es para ti.

El piso pélvico es una estructura muscular que tiene ligamentos antigravitorios la cual se encuentra ubicada en la base de la pelvis. Gracias al piso pélvico es que los órganos como la vejiga, útero, uretra, ano y recto están ubicados y sostenidos de forma correcta en nuestro cuerpo. De igual forma, el piso pélvico contiene ciertos centros nerviosos que controlan el funcionamiento de algunos órganos.

Del piso pélvico, depende el sostenimiento de algunos órganos.
Piso Pélvico

Sus principales funciones dentro del cuerpo de la mujer son:

  • SOSTIENE: Gracias al piso pélvico es que los órganos mencionados anteriormente, se mantienen en la posición adecuada con el fin, que cumplan sus funciones de manera correcta.
  • CONTINENCIA: Esta importante parte de tu cuerpo, es la encargada de ayudarnos a aguantar las ganas de ir al baño cuando estamos en situaciones apremiantes o en lugares no convenientes.
  • REPRODUCCIÓN: En el caso del embarazo, el piso pélvico cumple la grandiosa función de permitir la salida del bebé en el momento del parto.

Sin embargo, existen algunas situaciones y prácticas que pueden generar un desgastamiento o daño en el piso pélvico, las cuales pueden ser:

  • Estreñimiento
  • Ropa muy ajustada o uso de fajas
  • Embarazo y post parto
  • Menopausia
  • Tos crónica
  • Sobrepeso
  • Malas posturas prolongadas

Los síntomas más comunes del desgastamiento del suelo pélvico son escape de orina o deposiciones, dolor pélvico, dolor abdominal bajo, bulto genital, dificultad para hacer deposiciones o la caída de los órganos intraabdominales.

Ante alguno de estos síntomas, lo mas recomendable es que asistas a una consulta con tu médico de cabecera para poder iniciar el tratamiento adecuado para tu caso.

Pero si no tienes ninguno de estos síntomas, pero quieres fortalecer tu piso pélvico te recomendamos algunos consejos que podrán ser útiles durante toda tu vida. ¡Recuerden! Pueden practicarlos todas las mujeres sin importar si van a ser mamás, son mamás o aún no son mamás.

  • Fortalecer la zona con ejercicios de Kegel o ejercicios hipopresivos.
  • Realizar actividad física de alto impacto.
  • Corregir nuestra postura diariamente.
  • Eliminar el estreñimiento a través del consumo de agua y alimentos ricos en fibra.
  • Evitar posponer las ganas de ir al baño.
Es importante no aguantar las ganas de ir al baño para evitar daños en el suelo pélvico.
No aguantar las ganas de ir al baño.

Esperamos que la información que te brindamos haya sido útil e importante para ti. Recuerda que conocer muy bien tu cuerpo y tus emociones, será muy valioso para poder decidir sobre ti misma.

Si tienes una amiga que sabes que le puede interesar mucho este texto, compártelo y haz que esta comunidad siga creciendo.

Si quieres que hablemos sobre algún tema en especial, déjanos tu mensaje en la parte de abajo. ¡Las estamos leyendo!