Miedo al agua

El miedo al agua en algunas ocasiones ocurre por una mala experiencia que puede traer que tu bebé asocie una situación con una emoción negativa pero tranquilos mamás y papás, el hecho de que tu bebé tenga miedo al agua es muy común y se soluciona siguiendo estos pasos:

1) Familiarizar el niño con el agua

El primer paso es analizar su relación con el agua. ¿Ha habido algún cambio que haya alterado su rutina de baños? ¿has cambiado el lugar de baño y ahora ya no le gusta?

Hay que entender que el agua es un medio “inestable” para un pequeño acostumbrado a pisar en tierra firme. Volver a familiarizarlo con el agua es el primer paso, busca momentos, juegos y rutinas que involucren jugar con agua. Siempre poco a poco. No hay prisa.

2) Evitar forzarlo

No le fuerces. Dale espacio para que lo intente a su ritmo. Seguramente al principio no va querer ni acercarse, pero dale tiempo. Vencer un miedo no es fácil. Regañarlo no servirá de nada, al contrario. Intenta preguntarte por qué siente miedo al agua. Poco a poco entenderá y verá -sobre todo si sus padres o hermanos también se meten en el agua- que no hay nada que temer. Recuerda, los pequeños también aprenden por imitación.

3) Se paciente

No te desesperes si llora. Es normal. Es la manera más natural de demostrar el miedo. Es un proceso de aprendizaje para ambos. Espera a que sea él el que te pida entrar al agua. Abrázalo cuando estés en el agua y háblale para que se calme y sienta que está seguro y que nada malo le va a pasar a tu lado. Si reaccionas sacándole del agua ante sus lloros, le confirmarás que no es un lugar seguro en el que estar.

4) Por partes

Si tu bebé tiene miedo al agua no es bueno que le pidas de primeras que se lance al agua, puedes comenzar por llevarlo contigo cerca a la piscina y juegues con el sin entrar en ella por ahora, si el miedo al agua también incluye la bañera, intenta cambiar la dinámica de la hora del baño. Pon las canciones que más le gustan, sus muñecos favoritos y báñalo por partes. Evita el chorro de agua por si se asusta.

También puedes leer nuestra nota sobre: Recomendaciones para el baño de los bebés

5) Valorar positivamente 

Si tu hijo se esfuerza por vencer el miedo al agua, valora y hazle saber que lo está haciendo bien. Decirle que está haciendo algo bien siempre será positivo y ayuda a perder este miedo.

Recuerda siempre tener cuidado y precaución con tus niños si vas a una piscina; debes estar siempre con ellos y nunca perderlos de vista.