Aunque pueda parecer sencillo la preparación del biberón para tu hijo es una tarea que requiere ciertos cuidados y medidas exactas para que él no sienta cambios en cada preparación. Es importante tener siempre claro estos pasos y saber cómo preparar un biberón correctamente porque cuando tu bebé tiene hambre, se hace notar con llanto o movimientos que denotan que quiere comer.

Compartimos contigo estos pasos y recomendaciones para preparar correctamente el biberón:

  1. Lava bien tus manos antes de limpiar los biberones. Para limpiarlos, puedes emplear un cepillo para el interior, recuerda que debe estar todo esterilizado.
  2. Una vez limpios, los recipiente y tus manos, pon el agua (hervida si es del grifo o adaptada para bebés si es mineral) y calienta en el microondas, al baño maría o en un calienta biberones, sin pasarte de caliente, y sin el chupo
  3. Añade la medida de leche estipulada, cuchara medidora por cada 30 ml de agua, sin pasarte ya que puede provocarle problemas digestivos y renales, y sin quedarte corto, porque le faltaría alimento. El médico es el encargado de indicarte las cantidades que necesita tu bebé.
  4. Cierra el biberón con la tapa y el chupo , y agítalo bien para que se repartan bien el calor y la leche. Quita la tapa, vuelve a cerrarlo, y vierte en tu mano unas gotas para comprobar que no quema.
  5. Busca una postura cómoda para los dos, con tu espalda recta y su cabecita apoyada en tu brazo. Nunca acostado completamente
  6. Elige la tetero adecuada a su edad. Si es recién nacido, elige chupo tipo I con un agujerito. Cuando crezca pasarás al chupo de dos agujeritos y así sucesivamente. Cada toma dura 10-15 minutos.
  7. A expulsar los gases al final de la toma. Normalmente lo hace de forma natural, pero si no puede, unas palmaditas en la espalda le ayudarán.

¡Y listo!