El estreñimiento, a menudo, puede estar causado por una alimentación pobre en fibra o la falta de ingesta de agua. Pero también pueden deberse a otras causas como un cambio en su alimentación, el uso de algún medicamento o incluso a un simple resfriado.1

Este problema es muy común en niños pequeños. Pero, sobre todo, es habitual en lactantes, ya que su sistema digestivo todavía no ha madurado lo suficiente.

Aunque la falta de defecaciones no significa necesariamente estreñimiento. Hay que tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, si el bebé apenas come o mama, no es que esté estreñido, sino que sus intestinos están vacíos.

Lo importante, como padres, es estar atentos para identificar la causa de que se produzca ese desajuste en sus rutinas.

A continuación, te contamos algunas pautas y consejos para reducir su malestar y aliviar este problema digestivo: 2

Alivia su estreñimiento sin laxantes

Fibra: Aumenta su consumo de frutas, verduras, hortalizas, pan y cereales integrales. ¡Pero ojo! Hay que introducir las cantidades poco a poco, o por el contrario, un exceso de fibra puede producirle gases y malestar estomacal al bebé. Para ello, te recomendamos

Ingesta de líquidosHaz que beba más agua. Tanto el agua como otros líquidos ayudan positivamente a la hora de conseguir que las heces se muevan con mayor facilidad a lo largo de todo el intestino y favorecer su tránsito.

Existe formulas infantiles especificas para el estreñimiento funcional, que alivian y reducen este trastorno gastrointestinal,  por favor consulte con tu pediatra

Masajes: Puedes masajear suavemente su estomago con movimientos circulares, en el sentido de las manecillas del reloj, utilizando un aceite para bebés. Un masaje en la espalda del bebé, con movimientos de arriba abajo, también puede ayudar a tu bebé. En cualquier caso observa cómo reacciona; si le gusta, se muestra relajado, etc.

Actividad física: Aunque aún sea muy pequeñito, puedes ayudarle a realizar ciertos movimientos que le ayuden a despejar cualquier obstrucción intestinal: túmbalo boca arriba, coge sus piernas y realiza movimientos suaves simulando el pedaleo de una bicicleta.

BañoBañarle con agua tibia le hará relajarse y así, favorecerá el tránsito intestinal. En la mayoría de ocasiones, el estreñimiento acabará desapareciendo. Pero, si no lo hace, debemos consultar el problema del bebe con un especialista para que valore la situación y tome las medidas idóneas en casa caso.